Costos Fijos y Costos Variables

Cuando uno tiene una empresa o emprendimiento es importante conocer cuáles serán los costos que generará. Si no se realiza este trabajo se corre el riesgo de ganar menos de lo que se esperaba, incluso se puede llegar a sufrir pérdidas. Si desea que su negocio perdure en el tiempo debe identificar los costos fijos y los costos variables, pero sabe ¿Qué son y en qué se diferencian?

Los costos fijos y variables son respectivamente los gastos que no varían y que son necesarios para el funcionamiento básico de la empresa, y los gastos que van en función del volumen de actividad.

Es decir, los costos fijos por una parte hay que asumirlo sin cambios significativos en el montante. Y, por otra parte, los costos variables son proporcionales a la cantidad de producto fabricado.

Costos fijos

Son los que no dependen del volumen de producción de una empresa; es decir, no cambian en absoluto y si lo hacen tienen que ver con el contexto y en función de las circunstancias. El negocio deberá realizar estos gastos, a pesar de que no produzca nada.

Ejemplos:

  • Suministros.
  • Alquiler u otros arriendos.
  • Seguros.
  • Gastos de administración.
  • Impuestos.
  • Mano de obra (en el caso de que no se pueda prescindir de nadie o casi nadie).

Costos variables

Son los que cambian en nivel a la producción y varían todos los días, meses y años. Así tenemos el precio de la materia prima que varía constantemente.

Ejemplos:

  • Materia prima.
  • Comisiones de agentes comerciales.
  • Gastos de envío.
  • Mano de obra (en el caso de que se pueda prescindir de una parte de la plantilla).

En resumen, los costos fijos son aquellos en los que incurre la empresa y que en el corto plazo o para ciertos niveles de producción, no dependen del volumen de productos. Los costos variables son los costos en los que incurre la empresa y guarda dependencia importante con los volúmenes de fabricación.

Deja un comentario